miércoles, 3 de octubre de 2012

Estereotipos y prejuicios



Ya hemos visto que el estereotipo es un conjunto de creencias o juicios sobre un grupo de personas. Este punto de vista podemos afirmar que se refiere a una concepción cognitiva.

Sin embargo estas características descriptivas pueden tener un componente evaluativo que puede ser positivo o negativo. Por cuestiones sociales y porque existía una tendencia a investigar el estereotipo que grupos mayoritarios poseen sobre minorías, el estudio de los estereotipos se ha venido centralizando en analizar el contenido negativo, de ahí que estereotipo y prejuicio se hayan confundido. Este hecho ha tenido consecuencias tan desafortunadas en psicología social como el hecho de considerar los estereotipos como algo defectuoso, inconsciente, rígido, etc.

El prejuicio implica rechazo al otro, más concretamente una actitud negativa o una predisposición a adoptar un comportamiento negativo hacia los miembros de un grupo, que descansa sobre una generalización errónea y rígida sin tener en cuenta las diferencias individuales que existen dentro de un grupo.

El ejemplo mas claro de prejuicio es el racismo. El mismo concepto de raza aplicado para diferenciar el color de la piel de los seres humanos es ya en sí prejuicioso: raza es un término que tiene su origen en la biología y es usado para diferenciar a una especia animal que es genéticamente diferente a otra. Frente a esta posición biología de emplear este término  para separar los colores de la especie humana, los genetistas contemplan que las diferencias genéticas existentes dentro de una misma raza son tan importantes como las pretendidas diferencias fundamentadas en reagrupamientos basados en razas humanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada